The horns sound, the ravens gather. An empire is torn by civil war. Beyond its borders, new kingdoms rise. Gird on your sword, don your armour, summon your followers and ride forth to win glory on the battlefields of Calradia. Establish your hegemony and create a new world out of the ashes of the old.
Todos los análisis:
No existen análisis de usuarios
Fecha de lanzamiento:
To Be Announced
Desarrollador:

Inicia sesión para añadir este artículo a tu lista de deseados, seguirlo o marcarlo como que no estás interesado.

No disponible en Español

Este artículo no está disponible en tu idioma. Por favor, consulta la siguiente lista de idiomas disponibles antes de realizar la compra.

Disponible: To Be Announced

 

Actualizaciones recientes Ver todos (25)

7 diciembre

Dev Blog 07/12/17



¡Saludos, guerreros de Calradia!

En todo juego online, la comunicación es fundamental. Para tener éxito, los jugadores han de poder interactuar entre ellos y responder a lo que sus compañeros de equipo y sus rivales estén haciendo en ese preciso instante. Y antes de seguir adelante, no, no nos referimos a los chat de voz o texto (¡aunque esos también pueden ser muy importantes!). Un paquete de datos que se cae, un aumento de la latencia o un ping muy elevado podrían ser factores determinantes en el éxito o la derrota...

A la hora de diseñar el multijugador de un juego, hay dos opciones disponibles: la conexión vía red de pares (peer-to-peer) o la conexión cliente-servidor. Ambas opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes. En Bannerlord creemos que el modelo cliente-servidor nos ayuda a hacer que el combate sea más consistente y nos permite que los jugadores disfruten de un campo más equilibrado (con la ayuda de unos cuantos trucos, tales como las herramientas de latencia). Creemos que esto servirá para que la experiencia general de los jugadores sea más justa y disfrutable.

Pero, lógicamente, ¡nada de esta magia ocurre sin más! El cliente y el servidor han de ser codificados para comunicarse de forma eficiente y efectiva. Y ahí es donde entran los ingenieros de software como Koray Kıyakoğlustep, que se asegura de que el cliente y el servidor puedan intercambiar datos con rapidez y de forma precisa, para así ofrecer una experiencia multijugador más fluida a los jugadores.


NOMBRE
Koray Kıyakoğlu

NATURAL DE
Trebisonda (Turquía)

CUÁNDO SE UNIÓ A TALEWORLDS
2012

FORMACIÓN
Ingeniería informática (licenciatura), Animación por ordenador y tecnologías de juego (máster).

DESCRIPCIÓN OFICIAL DE SU PUESTO DE TRABAJO
Ingeniero de software

¿QUÉ SUELES HACER A LO LARGO DE TU JORNADA LABORAL?
«Durante mis primeros días en la compañía, me dedicaba sobre todo a trabajar en el multijugador de Bannerlord: haciendo prototipos del modo de juego, trabajando en los servicios online y organizando sesiones de juego internas».


Un personaje de una de las primeras pruebas del multijugador


Un personaje de la versión más reciente del juego

«A medida que el estudio fue creciendo, fui pudiendo dedicarme a otros aspectos del juego, tales como el refactorizado del sistema de juego, rediseñar el middleware de la interfaz de usuario, hacer que algunos aspectos puedan ser moddeables, etcétera. Siempre fui un desarrollador al que le gusta afrontar los problemas relacionados con .NET y, con el tiempo, me acabaron conociendo en el estudio como “el tipo de C#».

Aparte de trabajar, nuestro estudio tiene un entorno muy informal. De vez en cuando, organizamos eventos sociales tales como barbacoas o nos vamos a una churrasquería. Puedo asegurarle a nuestra comunidad, con toda seguridad, que si alguno de ellos acaba trabajando aquí, no tardaremos en convertirnos en su segunda familia».



Desarrolladores vagueando en vez de terminando el juego...

¿QUÉ ES LO QUE MÁS TE GUSTA DE BANNERLORD?
«Aunque me gustan la mayoría de las nuevas características del juego, como ingeniero que soy me gusta sobre todo el aspecto técnico. Y lo que más me gusta es el avanzado sistema de compatibilidad con mods. Estoy convencido de que Bannerlord se convertirá en uno de los juegos con más mods del mercado».

¿CUÁL HA SIDO EL DESAFÍO MÁS IMPORTANTE QUE HABÉIS TENIDO QUE AFRONTAR DURANTE LA PRODUCCIÓN DE BANNERLORD?
«Cuando empecé a trabajar en TaleWorlds, vi que el motor del juego estaba muy integrado y dependía demasiado del código del juego. Esto provocaba que el proceso de desarrollo fuese lento y dificultoso. Sugerí que marcásemos una diferencia clara entre el motor y el resto del código. Con la ayuda del equipo del motor, logramos separar ambos sistemas y abrimos la posibilidad de desarrollar diferentes juegos haciendo uso del mismo motor».

¿EN QUÉ ESTÁS TRABAJANDO ACTUALMENTE?
«Bueno, por desgracia no puedo contestar a esa pregunta, ¡ya que le estropearía una gran sorpresa a nuestra comunidad! Pero, desde un punto de vista técnico, puedo decir que estoy a punto de terminar de eliminar las partes innecesarias de los servidores dedicados al multijugador. De este modo, incluirán menos código y será más fácil hacer ports a diferentes sistemas operativos».

¿CUÁL ES TU FACCIÓN PREFERIDA DE BANNERLORD?
«Lo cierto es que no hay ninguna facción a la que destaque por encima de las demás».

¿BANNERLORD PERMITIRÁ QUE HAYA MÁS JUGADORES CONECTADOS A UN SERVIDOR DE LOS QUE HABÍA EN WARBAND?
«Aún no hemos definido la cifra final de usuarios para el multijugador. Eso sí, pretendemos alcanzar una cifra superior a la que permite Warband de manera “no oficial”».

Podrás comentar esta publicación AQUÍ



Facebook
Twitter


Website
Facebook
Twitter
YouTube
Twitch
519 comentarios Leer más

30 noviembre

Dev Blog 30/11/17



¡Saludos, guerreros de Calradia!

De allende los mares llegan mercenarios y aventureros, que hablan las lenguas de muchos países pero no dudan en aceptar la plata del imperio para proteger sus fronteras de las indómitas tribus del interior. Se les conoce como vlandianos, un nombre que reciben de uno de sus primeros señores de la guerra, Wilund el Intrépido (Valandion en la lengua de Calradia). Su caballería pesada no tiene rival y acabó con todos los enemigos del emperador desde los páramos de Aserai hasta las estepas lejanas. Pero el imperio nunca tuvo tanta plata como necesitaba para pagarles, y a los agentes del tesoro se les ocurrió que podían pagarles a sus mercenarios con títulos o tierras. Seguramente no fuese una idea muy buena a largo plazo. Los vlandianos se asentaron, se casaron, plantaron granjas y construyeron fortalezas. A Osrac Brazo de Hierro no le fue muy difícil declararse rey durante el reciente interregnum, un reino independiente en todo menos en el nombre. Tomó la capital imperial de Baravenos y las tierras junto a la costa; fue así cómo el imperio perdió la zona occidental de su territorio.

Los vlandianos están basados en los estados feudales de la Alta Edad Media europea; en concreto, en los normandos, jinetes nórdicos que se asentaron en Francia y crearon reinos en Inglaterra, Sicilia y la Tierra Santa. Los normandos sorprendían a sus rivales bizantinos y musulmanes con la ferocidad y la disciplina de las cargas con lanza de la caballería. Tal y como las define Anna Comnena, cronista del siglo XII, con esas cargas «podrían perforar los muros de Babilonia». Los caballeros combinaban su extraordinaria disciplina en los entrenamientos con la tenacidad de querer conseguir cualquier tierra que tengan al alcance. Toda zona gris a nivel feudal permitía que se desarrollase una guerra por hacerse con el control de la misma. El conflicto fue una constante en las carreras de Guillermo el Conquistador, Roberto Guiscardo de Sicilia o del cruzado Bohemundo; a veces conquistaban más tierras, pero lo más normal era que se enzarzasen en pequeñas disputas de vasallos contra señores, hermanos contra hermanos, padres contra hijos, etcétera.



Los vlandianos controlan un poco más de territorio que las demás facciones, pero hemos dejado margen para que haya muchos enfrentamientos internos entre ellos. Derthert, el rey vlandiano, está agotado del mundo y tendrá que enfrentarse a barones más preocupados por sus propios intereses que por luchar bajo su estandarte. En Mount and Blade: Warband también hemos intentado imitar este aspecto de «grupos» de las guerras medievales; sin embargo, hubo gente que consideró que la implementación era frustrante, ya que los señores solían centrarse en sus propios intereses. En Bannerlord, el nuevo mecanismo de influencia permitirá al jugador invertir dicha influencia para mantener en el campo de batalla a grandes ejércitos compuestos por vasallos problemáticos... pero ese recurso es limitado.

Los vlandianos tendrán su dosis de facciones menores. Al igual que pasa con los battanianos y los khuzaits, esto sirve para enfatizar el origen del reino. Por ejemplo, los jugadores que quieran emular a los aventureros que fundaron los reinos vlandianos (y normandos), podrán probar suerte con la Compañía del Jabalí Dorado, unos mercenarios basados en facciones como los catalanes o las compañías libres.



Las armas y armaduras vlandianas se basan en las de Europa Occidental entre el siglo IX y principios del siglo XII. Fue un periodo de evolución relativamente rápida, lo cual nos deja algún que otro problema de equilibrio del juego. Por ejemplo, hay algunos escritos que hablan de lo que parecen ser espadas a dos manos en este periodo; por lo visto, las usaron los mercenarios suabios en la batalla de Civitate de 1503. Pero, que nosotros sepamos, no hay ningún ejemplo físico de dichas armas ni ninguna representación artística. Las espadas a dos manos eran un arma muy popular en Warband, así que vamos a incluirlas... pero nos aseguraremos de que sean relativamente raras de conseguir, que sean armas de héroes en vez de un elemento de equipo habitual. También hay cierta controversia al respecto de la frecuencia con la que se usaban los arcos en el siglo XI (y fechas anteriores a esa), pero nos estamos decantando por incluirlos. Podrían ayudar a los vlandianos a ser tan efectivos defendiendo sus fortalezas como lo fueron los normandos históricamente.

La carga con lanza es una táctica letal, tal y como lo era en los campos de batalla medievales. Pero se vuelve mucho más efectiva cuando la ejecuta un buen jinete a lomos de un caballo potente. En Bannerlord intentamos asegurarnos de que haya una diferencia entre la caballería ligera y pesada. Los caballos ligeros serán mucho más manejables, pero también serán peores para el contacto físico. E incluso la mejor caballería pesada se lo pensará dos veces antes de lanzarse hacia una muralla de lanzas. Ni siquiera los normandos pudieron derribar el muro de escudos de Hastings, sino que lo desgastaron mediante una combinación de fintas y ataques. Pese a todo, si se usa correctamente, una fuerza de vlandianos puede ser arrasadora... siempre y cuando consigáis que se concentren en sus enemigos en vez de en sus propias tierras.



En el blog de la próxima semana hablaremos con los ingenieros de software Dündar Ünsal y Koray Kıyakoğlu. Dündar y Koray trabajan juntos para asegurarse de que el cliente y el servidor de Bannerlord se comunican de forma efectiva y eficaz. Si tenéis alguna pregunta que queráis hacerles, dejad un comentario a continuación y seleccionaremos una para que la respondan.

Podrás comentar esta publicación AQUÍ



Facebook
Twitter


Website
Facebook
Twitter
YouTube
Twitch
678 comentarios Leer más

Acerca de este juego

The horns sound, the ravens gather. An empire is torn by civil war. Beyond its borders, new kingdoms rise. Gird on your sword, don your armour, summon your followers and ride forth to win glory on the battlefields of Calradia. Establish your hegemony and create a new world out of the ashes of the old.

Mount & Blade II: Bannerlord is the eagerly awaited sequel to the acclaimed medieval combat simulator and role-playing game Mount & Blade: Warband. Set 200 years before, it expands both the detailed fighting system and the world of Calradia. Bombard mountain fastnesses with siege engines, establish secret criminal empires in the back alleys of cities, or charge into the thick of chaotic battles in your quest for power.

SIEGE GAMEPLAY
Construct, position and fire a range of heavy machinery in sieges that will test your wits and skill like never before. Experience epic, sprawling combat across ramparts and rubble as you desperately hold on to your castle or seek to seize one from the enemy.

Historically authentic defensive structures offer the ultimate medieval warfare experience, as you batter a rival's gate with your ram or burn his siege tower to ashes. Mount & Blade II: Bannerlord lets you live every moment of a chaotic battle through the eyes of a single soldier.

DIPLOMACY
Engage in diplomacy, with meaningful consequences that impact the world. Strike historic peace deals that win land for your kingdom or free you to take on a new foe. An all-new barter system gives players flexibility in cementing deals, from marriage offers to treason pacts, offering all the options available to NPCs. Use a new influence system to direct your faction's energies or strangle the aspirations of a rival.

SANDBOX ECONOMY
See the availability of goods ebb and flow in a simulated feudal economy, where the price of everything from incense to warhorses fluctuates with supply and demand. Invest in farms and workshops, or turn anarchy to your advantage by being the first to bring grain to a starving town after a siege or reopening a bandit-plagued caravan route.

CRAFTING
Craft your own weapon, name it and carry it with you to the field of battle! A deep, physics-based system gives each weapon you create a unique set of attributes, strengths and weaknesses. Forge a finely-tuned killing machine to match your own prowess and complement your play-style, or take the sword of your enemy and brandish it as a trophy of war.

MODDING
The engine and tools used to develop Mount & Blade II: Bannerlord are being made available to the community, so that modders can re-interpret Calradia or create their own worlds! Players can now combine different mods, making it easier than ever to play the game of your dreams.

ENGINE
An all-new tailor-made game engine, developed in-house to fulfill the unique needs of the series, offers the perfect balance of performance and graphical fidelity, scalable with the power of your hardware.

Experience Mount & Blade with richer, more beautiful graphics than ever, immersing you in the world of Calradia, rendering the game's magnificent battles with equally spectacular detail.

Requisitos del sistema

    Mínimo:
    • Procesador: Intel i3-2100 / AMD FX-6300
    • Memoria: 4 GB de RAM
    • Gráficos: Intel HD 4600 / Nvidia GT730 / AMD R7 240
    • Almacenamiento: 40 GB de espacio disponible
    • Notas adicionales: These estimates may change during final release
No hay análisis para este producto

Puedes escribir tu propio análisis sobre este producto para compartir tus experiencias con la comunidad. Utiliza la zona que hay sobre los botones de compra en esta página para escribirlo.