Destacados
Juegos
Software Demos NOTICIAS Recomendados
Max: The Curse of Brotherhood es una aventura cinemática repleta de puzles, acción y creatividad. Con un rotulador mágico como única arma, Max deberá enfrentarse al mal en cada rincón de un malvado mundo hostil, con la esperanza de salvar a su hermano pequeño, Felix. ¡Únete a Max en esta gran aventura!
Fecha de lanzamiento: 21 de May, 2014
Etiquetas populares para este producto:
Ver vídeo en alta definición

Comprar Max: The Curse of Brotherhood

Steam Big Picture

Acerca del juego

Max: The Curse of Brotherhood es una aventura cinemática repleta de puzles, acción y creatividad. Con un rotulador mágico como única arma, Max deberá enfrentarse al mal en cada rincón de un malvado mundo hostil, con la esperanza de salvar a su hermano pequeño, Felix. ¡Únete a Max en esta gran aventura!

Requisitos del sistema

    Minimum:
    • OS: Windows XP SP3 or newer
    • Processor: Dual-Core 1.6 ghz / AMD Dual-Core Athlon 2.0ghz
    • Memory: 2 GB RAM
    • Graphics: Intel HD 4000 or better
    • DirectX: Version 9.0c
    • Hard Drive: 2 GB available space
    • Sound Card: DirectX(r) compatible
    Recommended:
    • OS: Windows 7 or newer
    • Processor: Intel Core i3, 1.7ghz or faster
    • Memory: 4 GB RAM
    • Graphics: GeForce GT 640 / Radeon HD 6750
    • DirectX: Version 9.0c
    • Hard Drive: 2 GB available space
    • Sound Card: DirectX(r) compatible
Análisis útiles de usuarios
A 13 de 13 personas (100%) les ha sido útil este análisis
15.6 h registradas
http://niveloculto.com/analisis-max-the-curse-of-brotherhood/

Hará algunos meses, creo que fue poco después de Navidad, repasé dos obras cumbres de mi ya lejana infancia: Dentro del Laberinto y Cristal Oscuro. Reconozco que lo hice con cierto miedo, pues en más de una de estas sesiones de “Cine de Barrio Pop” he acabado destrozando mitos, como me ocurrió cuando se me ocurrió repasar El Experimento Philadephia (no lo hagan), pero aún así me senté frente al televisor con espíritu infantil y no hubo sitio para mi negro corazón durante ninguna de las dos proyecciones. Las disfruté tanto o más que en la época e incluso intenté imitar los malabarismos de Bowie con unas manzanas (no pudo ser), pero fue una sensación un tanto efímera. Al rato de haber acabado pensé qué ocurriría si le pusiera estas mismas películas a alguien de mi edad que no las hubiese visto durante su infancia, y pronto me di cuenta que si bien sigo creyendo que son dos películas más que dignas, es imposible escapar de la lluvia de nostalgia en su valoración. No es que antes todo fuera mejor, es que simplemente era “antes”, y estaba todo por pasar.

Los daneses Press Play es uno de esos estudios que ha ido creciendo de una manera lenta y segura. Comenzaron con desarrollos para dispositivos móviles con dos títulos que seguramente se encuentren entre lo mejor del catálogo de estos: Max & the Magic Marker y Tentacles – Enter the Dolphin. En ambos destaca una cuidada labor artística y lo que al menos para mi es más importante, una decidida elaboración de mecánicas a medida para los dispositivos hacia los que van dirigidos. Resultaba por tanto un misterio cómo iban a abordar el proceso de contextualización de un título pensado para dispositivos móviles en uno para sobremesa sin perder por el camino la esencia propia de éste.

Dos cosas buenas: Comienzo rápido y tutoriales los justos

El comienzo de Max: The Curse of Brotherhood es rápido y directo. Una breve escena nos introduce en una escena cotidiana de Max, donde enfadado porque su hermano pequeño Felix le ha quitado sus juguetes desea que éste desaparezca, cosa que sucede cuando gracias a un hechizo encontrado en internet es raptado y transportado a un misterioso mundo. Max consigue ir tras él y ahí da comienzo nuestra aventura. No más de tres minutos. Una vez en faena el título es consciente de que no es la primera vez que jugamos a un juego, por lo que da por hecho que si vemos un precipicio intentaremos saltarlo. Esto que puede parecer una completa estupidez es un elemento a destacar, puesto que cada día resulta más frustrante el hecho de que los tutoriales se dediquen a joder la enriquecedora experiencia de APRENDER el manejo de un título.

El primer tutorial llega cuando es necesario, es decir, cuando se produce la introducción del elemento ajeno a las decenas de plataformas del mercado, esto es EL LÁPIZ MÁGICO. Este lápiz nos permite dibujar diferentes elementos sobre el escenario, pero ojo, únicamente en los puntos destinados para ello. Comenzaremos pudiendo crear bloques de piedra y extendiendo ramas para terminar con una importante cantidad de poderes que irán conformando las mecánicas orientadas a los rompecabezas.

Decía hace un momento que el uso del lápiz está limitado a los momentos en el que se nos está permitido utilizarlo. Esto podría parecer una limitación con respecto a las mecánicas vistas en su interpretación para dispositivos móviles, pero personalmente me parece el mayor acierto del título. La libertad absoluta está muy bien, pero es muy compleja de desarrollar si no es más allá del propósito “cajón de arena” y lógicamente esta libertad deja al desarrollador fuera de la acción del individuo, que interpreta el caos como la forma de avanzar. En alguno títulos funciona, pero creo que aquí no procede. Esto da como resultado la variedad de rompecabezas más divertida que estos cansados ojos han visto en años, muy en la línea de la saga Trine pero muy por delante de esta, dado que si bien limita a una única manera la manera de resolver los diferentes retos, también provoca una mayor elaboración de los mismos.

El incremento en los poderes del lápiz de Max (que mal suena esto) crece a la par que la dificultad de los rompecabezas, siendo el tramo final, y en especial uno relacionado con una jaula el que consigue llevarnos al mayor estado de satisfacción, dado que se produce la mejor mezcla entre plataformas y acertijos. Durante el resto de la aventura existe una clara diferenciación entre los dos segmentos que componen el título y únicamente coincidirán en algunos tramos de huida donde muy al estilo actual, todo se detiene por unos instantes en una situación límite para que podamos utilizar el lápiz mágico.

Puesto que soy un ONVRE, lo he jugado en PC con teclado y ratón, por lo que no he tenido ningún problema con la parte del dibujo, pero he leído alguna crítica al respecto en su manejo con mando. Dejando a un lado este posible inconveniente Max: The Curse of Brotherhood tiene ocho horas de plataformas y puzles de alto nivel, con un acabado técnico y artístico equivalente a una película de animación de presupuesto medio. Todo está cuidado con mimo, empezando por unos escenarios que si bien no se salen del clásico mapa plataformero de bosque-desierto-volcán-cueva, son un derroche de belleza inusual en este tipo de títulos. Mención especial merece algo que se suele dejar demasiadas veces de lado, que no son otra cosa que las animaciones de los enemigos, en especial la de los bichos que tenéis a la izquierda.

Puede que Max: The Curse of Brotherhood requiera algo de esa mirada infantil de la que hablaba al principio. El protagonista es un niño que habla como un niño, se comporta como un niño y, en cierta manera, se encuentra en el mundo que imaginaría un niño. Todo lo demás es tan exigente como uno espera, pero por una vez no se trata de mirar más allá del envoltorio, sino de aceptarlo y disfrutarlo desde la altura de Max. A veces todo es más nítido cerca del suelo.
Publicado: 13 de Junio
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 1 de 1 personas (100%) les ha sido útil este análisis
5.7 h registradas
Un plataformas que te enamora tanto por su estética (que es como jugar a una película de Pixar o Dreamworks) como por su jugabilidad...un título divertido que no debe pasar desapercibido por los amantes del género. 9/10
Publicado: 30 de Agosto
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 178 de 203 personas (88%) les ha sido útil este análisis
6.6 h registradas
Max: The Curse of Brotherhood is essentially a puzzle platformer with some brief precision platforming sections.

It's got great cartoonish animated visuals, but don't let that make you think this is a children's game.

It starts off easy enough, but towards the end of world 2 I can feel it getting tougher. I've played the game for about 2 hours now and am about 25% in, with exploring the areas and getting most collectively. Can't speak about the overall length or difficulty for now as such.

The platforming is really slick though. Max is agile and moves quickly. This is something I really like about the game.

The puzzle element meanwhile is novel for me. Your magic marker gains new powers, and you can draw vines, branches, pull up earth from the ground etc. initially they may be very direct since there are visual cues but as you go on there is some thinking required.

So far, there is one notable performance issue. The game occasionally has it's frame rate set to 15 or 20fps and I need to Alt Tab out and back into the game to get 60fps. Nothing major and this usually happens only after loading screens, and that too not always.

Overall, I'm enjoying the game. Nothing out of the world extraordinary, but slow paced and well made.
Publicado: 21 de Mayo
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 76 de 95 personas (80%) les ha sido útil este análisis
4.7 h registradas
This game is modern "Heart of Darkness" (1998) i'd say! I like it!
Publicado: 25 de Mayo
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 42 de 49 personas (86%) les ha sido útil este análisis
7.4 h registradas
A quick-paced, simple sidescrolling puzzle game. The graphics are great and so is the art style, all the landscapes are beautiful and vibrant and the characters are distinctive and interesting to look at.
The puzzles aren't particularly difficult, at least at the beginning, but they're satisfying and fun to do so it preserves replay value and, since you respawn pretty close to where you die, they don't get frustrating.

Lots of fun and very cool!
Publicado: 21 de Mayo
¿Te ha sido útil este análisis? No