Destacados
Juegos
Software Demos NOTICIAS Recomendados
Eres una nave propulsada con energía solar. El sol es tu temporizador mortal. Lánzate hacia la puesta del sol a velocidad vertiginosa en una inútil carrera contra el tiempo. Retrasa lo inevitable capturando propulsores de velocidad que reviertan la puesta del sol, aunque solo sea por un momento.
Fecha de lanzamiento: 9 de Dic, 2013
Ver vídeo en alta definición

Comprar Race The Sun

Actualizaciones recientes Ver todos (16)

Beta 1.30 posted

1 de Abril

Bug fixes:
- added scroll capability to "children" list in world editor
- fixed some other misc. editor bugs
- Fixed a spelling error :)

Feature: Added world preview texture to workshop screen

5 comentarios Leer más

Workshop contest winners announced!

28 de Marzo

The moment we've all been waiting for:

http://flippfly.com/news/race-the-sun-workshop-contest-winners/

3 comentarios Leer más

Análisis

“It has the thrill of an arcade game rather than the accommodating modesty of a time waster”
5/5 – Quarter To Three (Tom Chick)

“compelling in a way that could make it a daily habit”
8/10 – Gamespot

“a confident genre hybrid worthy of your time and patience”
8/10 – EDGE

Acerca del juego

Eres una nave propulsada con energía solar. El sol es tu temporizador mortal. Lánzate hacia la puesta del sol a velocidad vertiginosa en una inútil carrera contra el tiempo. Retrasa lo inevitable capturando propulsores de velocidad que reviertan la puesta del sol, aunque solo sea por un momento.

Race the Sun se inspira en los juegos de arcade del pasado centrándose en las puntuaciones altas, sesiones de juego cortas y pura diversión mezclada con una estresante tensión. Las reglas son simples: no te estrelles, permanece en la luz, y no reduzcas la velocidad.

Requisitos del sistema (PC)

    Minimum:
    • OS: Windows: XP, Vista, 7, 8
    • Processor: Dual Core Processor
    • Memory: 2 GB RAM
    • Graphics: SM2.0 (or later) Graphics Card
    • Hard Drive: 150 MB available space

Requisitos del sistema (MAC)

    Minimum:
    • OS: Mac OS X: 10.5, 10.6, 10.7, 10.8, 10.9
    • Processor: Dual Core Processor
    • Memory: 2 GB RAM
    • Graphics: SM2.0 (or later) Graphics Card
    • Hard Drive: 150 MB available space

Requisitos del sistema (Linux)

    Minimum:
    • OS: Ubuntu 10.04 (and newer)
    • Processor: Dual Core Processor
    • Memory: 2 GB RAM
    • Graphics: SM2.0 (or later) Graphics Card
    • Hard Drive: 150 MB available space
Análisis útiles de usuarios
A 8 de 9 personas (89%) les ha sido útil este análisis
5.2 h registradas
Rápido, sencillo, divertido y adictivo. Me recuerda a SkyRoads, en plan moderno. Me gusta.
Publicado: 5 de Junio
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 1 de 1 personas (100%) les ha sido útil este análisis
1.5 h registradas
http://niveloculto.com/1001-videojuegos-que-debes-jugar-race-sun/

De cuando en cuando he hablado por aquí de lo que yo llamo “videojuegos zen” como Cadence, Among Ripples o From Dust, pequeñas obras de arte digital que consiguen ponerme en un estado mental de claridad, disfrute y cuasidivinidad. Y sin embargo, no había hablado del más zen de todos, de esa pequeña maravilla a la que juego sin cesar cuando quiero vaciarme la cabeza y centrarme en la velocidad y el recorrido. Así que hoy me resarciré de mi pecado hablando de Race the Sun, el videojuego que combina mis dos cosas favoritas: minimalismo y eternidad.

El juego de Flippfly es un endless runner, un simulador de carreras eternas contra uno mismo y un enemigo al que nunca podremos vencer: el sol. Manejamos a una pequeña nave que funciona mediante energía y solar, y nuestro objetivo será avanzar, avanzar y avanzar. Mientras recorremos los bellísimos escenarios del juego y esquivamos los obstáculos que nos van apareciendo el sol irá poniéndose, amenazando la autonomía de nuestra nave (que también puede frenar en las sombras que proyectan los elementos a lo largo del recorrido). Iremos recogiendo “tris” que dan puntos, power-ups verdes para saltar y amarillos que permitirán que demos un acelerón y que el sol se mantenga un rato más en el horizonte.

Pero todo es vano, porque estamos destinados a perder siempre: nuestro objetivo ha de ser a cada momento llegar un poco más lejos, cada vez más lejos. Posee un potencial inabarcable, porque cada cierto tiempo los escenarios se reinician y generan nuevos, siempre de manera procedural. Además, la comunidad crea sus propios mundos que podremos visitar, con algunos que no le van a la zaga al diseño original.

Grosso modo, eso es Race the Sun. Sus creadores no han cometido el inmenso error de contaminarlo con una historia ni añadirle un trasfondo, sino que lo han dejado como pura jugabilidad, como oasis de diversión y concentración. Pero, a la vez, es mucho más.

El psicólogo de impronunciable apellido, Mihály Csíkszentmihályi, describió hace años (1975) la experiencia de flow, o flujo. Habla de esa sensación (que en algún momento, todos hemos experimentado) de total atención a una tarea, de sensación de dominio y de éxito en algo que estamos haciendo. Hipermotivación e inexistencia abrazándose, con el tiempo subjetivo desintegrado a nuestro alrededor. Lo que los psicólogos llamamos también “fusión”: todo lo que eres está implicado en lo que estás haciendo, y no eres nada más.

La propia Jenova Chen (flOw, Flower, Journey) ha insistido en que uno de los enfoques de sus juegos está en someter al jugador a una experiencia así (sólo hay que mirar el título de la primera incursión de Thatgamecompany) y estoy seguro de que todos tenemos experiencias así con algún videojuego.

En mi caso, Race the Sun es un baño de flow constante, es lo que busco cuando quiero sentirme así durante un pequeño rato. La combinación de movimiento, velocidad y la concentración requerida acaban sumergiéndome en un estado de flujo, que se interrumpe con los choques y vuelve a nacer al darle a continuar. Su diseño, tan limpio y minimalista, ayuda a no distraerse con efectismos, pero se permite de cuando en cuando algún gesto para maravillar al jugador: ya puede ser un pájaro dorado recompensándonos al final de cada vuelta, o un escenario que nos va lanzando elementos que nos afirman: LA VIDA TIENE SENTIDO.

La música de Race the Sun es indisociable de la experiencia del jugador: no ya porque cambie cuando queda poca luz, sino porque es el otro elemento que se le grabará en la cabeza mientras pilota su nave en la carrera más inútil de todas. La batalla contra el tiempo la marcan las cinco canciones que Forest San Filippo (uno de los dos creadores del juego) ha creado para la ocasión, una música electrónica e instrumental que inspira pura grandiosidad. Es tan importante, que con otra banda sonora estaríamos hablando de un juego peor.

Podría volverme loco intentando profundizar en la experiencia que regala Race the Sun al jugador y extenderme mucho más, pero tampoco tendría mucho sentido. En la lectura final, estamos hablando de dos cosas: del título como videojuego y del título como sensación.

Como juego, Race the Sun tiene todo lo que se le puede pedir a un endless runner. Es tremendamente divertido, es frenético y engancha muchísimo. Es una experiencia (gracias a dios) solitaria, pero nos va mostrando cómo quedamos en los marcadores frente a otros jugadores, cosa que acentúa el pique. Es virtualmente eterno por la generación de escenarios procedurales, pero además tiene contenido creado por otros jugadores para darle aún más vida. Y si quieres sufrir de verdad, tiene un modo Apocalipsis aún más difícil. Como juego, para fans del género, es una maravilla.

Pero es como sensación cuando hablamos de algo aún más poderoso. Es capaz de vaciarte la mente y hacer que durante un rato, para ti sólo exista el sol, la trayectoria y la obligación de llegar un poco más allá. Si además eres, como yo, un yonqui del minimalismo, es bastante probable que te acabe estallando una arteria en la cabeza de puro Stendhal.

Confinado como estaba ahora a PC y Mac, llegará dentro de poco a PS3, PS4 y PSVita, y sólo deseo que más y más gente se una a algo tan vano (y satisfactorio) como esta bellísima lucha contra el sol.
Publicado: 31 de Julio
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 1 de 1 personas (100%) les ha sido útil este análisis
7.6 h registradas
Quién busca un juego con los que pasar horas y horas para tratar de superar constantemente el record anteriormente conseguido, este es uno de sus juegos. Un juego con el que morirás más de 500 veces si es necesario para conseguir legar a la región 7, o incluso más lejos.
Publicado: 6 de Julio
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 1 de 1 personas (100%) les ha sido útil este análisis
2.0 h registradas
Veery good game!!
Publicado: 22 de Mayo
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 1 de 1 personas (100%) les ha sido útil este análisis
1.5 h registradas
Una genialidad, muy entretenido y dificil.
Publicado: 25 de Mayo
¿Te ha sido útil este análisis? No
A 7 de 7 personas (100%) les ha sido útil este análisis
8.3 h registradas
Increíblemente simple y adictivo. Sólo tienes que subir el primer nivel para que no quieras dejar de jugar. Cada día es un escenario nuevo, totalmente diferente, lo que hace que cada día el reto sea diferente.

La idea de una nave que sólo puede funcionar con energía solar es genial, pues todo lo que haga sombra hará que te ralentices, sin olvidarnos de que se acerca el ocaso y el preciado astro rey se comienza a ocultar.

Las mejoras que recibe la nave van en función de tu nivel, que se consigue completando los objetivos que nos marcan (que podemos ver pausando el juego o cuando morimos). De esta forma, podremos acelerar y conseguir más tiempo para seguir jugando, saltar, teletransportarnos o evitar un choque fatídico.

En el apartado visual, es maravilloso. Su estilo es impecable y va fluidísimo en casi cualquier ordenador ya que sus requisitos son MÍNIMOS para cualquier ordenador actual.
Publicado: 12 de Diciembre, 2013
¿Te ha sido útil este análisis? No